centro de detención, Malta

Priorizar los derechos humanos

El derecho de los estados a gestionar los flujos migratorios está sujeto a sus obligaciones de proteger a los refugiados. Así, la Convención de la ONU para los Refugiados de 1951 prohíbe a los estados penalizar a los refugiados por el mero hecho de buscar asilo. No obstante, la detención arbitraria de inmigrantes es un método de control de la inmigración ampliamente extendido.

Cuando los niños montagnards huyeron de las persecuciones en Vietnam, fueron detenidos en Camboya. La naturaleza y estructura de los centros cerrados les impedía el acceso a los servicios educativos. El confinamiento en lugares restringidos afecta la capacidad de organizar los servicios de educación disponibles, aparte de que la monotonía diaria desmotiva a los estudiantes.

La detención también dificulta el acceso a servicios legales. A pesar de ello, en Malta, los abogados tratan de garantizar una asistencia legal de calidad para los solicitantes de asilo. La inherente naturaleza de la detención separa a los solicitantes de asilo de la sociedad en general y dificulta su acceso a la asistencia legal y a la información sobre el proceso de asilo. Los solicitantes de asilo en Malta tienen que enfrentarse a un proceso legal sin saber qué es lo que quieren conocer de ellos.

Si bien no suelen ser tan represivos como los centros de detención, el confinamiento en campamentos cerrados puede impactar en la salud mental de los refugiados. Esto se traduce en actitudes antisociales entre los refugiados jóvenes de los campamentos. Saben qué oportunidades tendrían fuera de estos, lo que les genera un sentimiento de desazón y desesperanza. Aún cuando tienen garantizados comida, techo y educación, perciben el campamento como un camino a ninguna parte. El JRS trabaja para paliar los efectos de las consecuencias de su confinamiento, pero, por desgracia, las causas están en decisiones que se toman fuera.

Aún así, algunas acciones han resultado un éxito. En Sudáfrica un tribunal ordenó a las autoridades que siempre tuvieran en cuenta ‘el mejor interés del niño’ en la toma de decisiones que les afecten. Ante la presión de un gran número de llegadas espontáneas, Sudáfrica se ha mantenido firme en la defensa de los derechos de la infancia. Los niños reciben la atención adecuada y no se les encierra por huir de la pobreza y la persecución.

En Australia, los defensores de los derechos humanos han optado por sensibilizar a la opinión pública sobre la situación que enfrentan los niños solicitantes de asilo detenidos durante años. Al presentar el coste humano de la detención, las ONG llamaron la atención del público y consiguieron cambiar la política del gobierno. Ya no se detiene a los niños por razones migratorias.

La comunidad internacional tiene la obligación de compartir la responsabilidad de la protección de los refugiados y la detención no debe usarse de forma arbitraria como un mecanismo de control de la inmigración. Dios nos creo libres. Las alternativas a la detención permiten respetar esta libertad; depende de los Estados poner los derechos humanos por encima de las restrictivas definiciones de seguridad fronteriza.
Countries Related to this Region
Australia, Belgium, Cambodia, Germany, Indonesia, Ireland, Italy, Malta, Portugal, Romania, Slovenia, South Africa, Thailand, Ukraine, United Kingdom, United States of America

(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-64214944-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');